FORO DE TRAILRUNNING Y ULTRADISTANCIA

LEVANTATE Y CORRE  

  RSS

tecnirunner.aitor.sanchoyerto
(@tecnirunner-aitor-sanchoyerto)
New Member Corredor Tecnirunner
Registrado: hace 7 meses 
Respuestas: 2
17/05/2018 11:08  

Son las 5:50 y suena el despertador. Un odio profundo recorre mi cuerpo, dura una decima de segundo. Por hoy el móvil se ha salvado. Antes de levantarme toca dedicarle un minuto a la aplicación HRV4 Training y hacer el test de fatiga. Generalmente suelo estar en unos valores medios, pero conviene revisarlo todos los días antes de hacer la actividad.

Hoy me toca correr, tenía que estar contento porque por hoy me libro de las series en la bicicleta estática pero que narices, no me apetece ni media salir a correr. Así que aplico un viejo truco que me suele funcionar bastante bien: me pongo ropa que me traiga buenos recuerdos para que me cambie el chip. Decido ponerme la ropa del equipo: mallas piratas, camiseta y manguitos de la UTPE, chaleco cortavientos de mi amigo Julen ZUBERO y por encima el chaleco transpirable de Amurrio Trail (no puede faltar la cinta y los guantes para las manos – últimamente siempre tengo frío). Las zapatillas que voy a emplear son unas New Balance, bastante amortiguadas, aunque con una lengüeta demasiado abultada.

Antes de salir a entrenar, siempre desayunar: zumo de naranja y café solo con cereales. El entrenamiento lo cargue a la noche en el SUUNTO SPARTAN, la verdad que resuelta increíble que un hardware tan poderoso tenga un firmware tan malo, simplemente es echar un ojo al planificador de entrenamientos de GARMIN y ponerte a llorar. Por lo menos, puedo cargar los intervalos, para no volverme luego haciendo las series. Hoy me toca 1:30 de carrera continua, los 40 minutos iniciales las pulsaciones deben ir creciendo para que cuando comience las series de escaleras estar bastante alto y poderlas hacer en Z5, tal y como me ha pedido el entrenador. Que fácil es pedir y cuanto cuenta poder dar.

Son las 6:25 y espero en el portal hasta que el SUUNTO SPARTAN decida que coge las pulsaciones. Todo listo, comienza la jornada de entrenamiento. De nuevo un odio profundo recorre mi cuerpo, esta vez dura algún minuto. Que narices hago yo a estas horas corriendo, normal que me miren raro y además que 12 grados más fríos. Mi cuerpo se ha levantado todavía y mi cabeza está repitiendo la frase (“por Dios Carlos  trata de arracarlo, trata de arrancarlo”). En estos casos, la música me ayuda a levantar el animo, pero hace un mes que la lavadora limpió por dentro mi reproductor de música; lo debió limpiar a conciencia porque ya no funciona y no espero que lo haga próximamente.

La leche, pero es que me tocan todos los semáforos. En otras ocasiones, no hay coches y con cuidado puedes pasar, pero es que hoy han debido de tocarme todos los coches de Bilbao a mí. Poco a poco van pasando los minutos, el día va despertando y mi cuerpo también, comienzo a ser persona. Por fin llego al paseo de la ría y soy capaz de darme cuenta de que hoy la marea está muy alta, esto comienza a arrancar así que subo poco a poco el ritmo y el cuerpo responde.

 A este cuerpo le gusta correr e ir rápido, aunque no siempre se den estas situaciones a la vez. La mañana es fresca (para mi que soy un friolero), hay ya mucha luz y el día promete. Me cruzo con varios corredores / as que están disfrutando de las primeras luces del día.

Se acabó lo bueno, han pasado los 40 minutos y ahora toca hacer las series en escaleras: 40 segundos a fuego y recuperación de 1 minuto 15 segundos. Comienzo la primera de las series, voy como un tiro, pero es normal es la primera. En la quinta ya no digo lo mismo, sin embargo, voy igual de rápido y las piernas van fuertes. Cada vez, hay más gente que sube y paja estas escaleras. Son muy transitadas, pero son muy anchas, la gente me mira con cara muy rara. Precisamente junto a estas escaleras, hay un gimnasio muy popular aquí en Bilbao y a esa hora pasa mucha gente con su bolsita camino del gimnasio. Estos son los que me miran con cara más rara. Seguro que piensan: “Que hará este tío aquí corriendo en las escaleras, no se ha enterado que hay unas cintas para correr que puedes programar la inclinación, la velocidad, mientras ves tus mejores videos de YouTube y en los altavoces del gimnasio suena - dale más gasolina y sino le gusta la cinta pues que use la máquina de step. Que necesidad de estar en la calle pudiendo estar en el gimnasio”.

Por fin las series se han terminado y toca volver a casa. Por delante 25 minutos a ritmo para recuperar de las series. Al principio, cuesta ponerse a ritmo, pero en pocos minutos ya estamos. Le ha costado, pero por fin el cuerpo ha despertado y yo también. El cuerpo está asimilando bien el esfuerzo y me encuentro contento. Al fin llego de nuevo al portal de casa, objetivo cumplido. He podido dar la vuelta a la situación de animo y he podido hacer el entrenamiento en los parámetros marcados.

 Todos los días no son iguales y no todos los días apetece entrenar, pero sin queremos cumplir con los objetivos marcados, tenemos que trabajar día a día para preparar nuestro cuerpo y nuestra mente. Todos los días suman, los buenos y por supuesto los malos. El día de la prueba toca disfrutar, pero para ello tenemos que haber trabajado muy duro antes. El camino es muy largo y duro, por eso necesario contar a tu lado con un profesional como Carlos Gardón (TECNIRUNNER) que desde fuera de tu cabeza te guie y te aconsejé en tu entrenamiento diario. Tenemos que prepararnos físicamente y eso implica muchas horas de trabajo, seguimiento y muchos despertares sin ganas de entrenar.

Por hoy objetivo cumplido, mañana ya será un nuevo día.

Saludos

Aitor


ResponderCitar
Share:
  
Trabajando

Por favor Iniciar Sesión o Registro