TECNIRUNNER

Entrenamiento y asesoramiento integral para el corredor

CRÓNICAS DE NUESTROS TECNIRUNNERS: VUELTA AL ANETO 2015

Vuelta al Aneto  | Julio 2015 | Gonzalo Cuadrado

 

Experiencia de las que quedan para siempre, no sólo por la belleza del entorno, sino también por las sensaciones vividas durante todo el recorrido.

 

A modo de resumen, para empezar por el final, la carrera me fue muy bien: buena alimentación e hidratación, buena estrategia de carrera, que comentaré enseguida, y muy buena respuesta física durante todo el trayecto, con la excepción de una rampa puntual en el isquio izquierdo.

 

En definitiva, prueba superada y con muy buen sabor de boca, sin sensación de sobre esfuerzo. Quizá ahora, que estoy fresco, pienso: qué habría pasado de haber apretado el ritmo un poco más? No obstante, he de decir que sufrí, como es natural. Los que hacemos este tipo de pruebas ya sabemos a lo que vamos. El que diga lo contrario creo que falta a la verdad.

Y no es menos importante agradecer todo lo que Dani me ha enseñado, que creo ha sido fundamental para que mi Vuelta al Aneto 2015 la considere un éxito!

 

Datos:

 

Tiempo: 14:30:44

Ritmo: 4,04 km/h

Posición: 373 de la General (de un total de 659 participantes), 354 de la Senior Masculina y 53 de mi categoría, Veterano Masculino.

No concluyen la prueba (no exceso de tiempo o por abandono): 115, que representa el 17,4% de un total de 659.

 

Viernes 24: Llegada a Benasque

 

Vuelta al aneto - Gonzalo

Llego a Benasque más o menos a la hora de comer. Como, pero vamos, sin muchas ganas. Los nervios están muy presentes. Pasa rápido la tarde: preparativos, saludo a los compañeros, recogida de dorsal, cena e intentar dormir.

 

Sábado 25: Carrera

 

Me levanto a las 4:30; pero es un decir. No he pegado ojo en casi toda la noche, sin dejar de pensar en lo que se me venía encima. La relajación es algo que he de mejorar en el futuro. Como todo lo tengo preparado, me visto rápido y me voy al salón de la casa en la que me alojo para desayunar algo. Allí, me encuentro con Ángel, de Valencia, otro corredor de la Vuelta que acabo de conocer y que está en la misma situación que yo. A duras penas nos metemos los HC establecidos. Los dos, con caras de pena a pocas horas de empezar, pero con ganas de iniciar la prueba.

Salimos a las 7:00. Soy consciente de que me enfrento a algo bastante duro, pero no cuantificado todavía en mi cuerpo, por ser mi primera edición. Además, a pesar de saber que la acabaría (si no había algún tropiezo desafortunado, ya que le pongo ganas a todo lo que hago), desconocía si mi forma física era la adecuada para poder finalizar sin sufrir en exceso. De hecho, sólo llevo 4 meses corriendo. Por lo tanto, siguiendo consejos de Dani, decido ser muy conservador, todo el rato. Pero es importante decir que una cosa es decidirlo y otra aplicarlo, aunque esta vez lo conseguí!

 

Los 20 km’s primeros, hasta la Renclusa, voy a ritmo muy cómodo. Tanto, que me adelanta casi todo el mundo. Soy capaz de no escuchar la voz interior de mi ego. Conocía el tramo y sabía que era de pendiente gradual, no explosiva y sin tramos técnicos (lo había realizado hace años durante una caminata). No quería emocionarme. Así, llego al primer avituallamiento en 3 horas y 23 minutos, en la posición 487!. Quizá me he pasado? No lo sé, pero lo que si es cierto es que llego como las rosas y sin apenas haber sudado. Otro aspecto a destacar es que en el avituallamiento sólo repongo líquidos, bebo HC’s y cargo comida. Ya iba bien alimentado he hidratado. Desde el inicio de la carrera había cumplido a raja tabla la ingesta de HC’s, sales, aminoácidos…gracias a no necesitar comer aquí (consejo de Dani), la parada es corta, que lo prefiero. En los siguientes avituallamientos hago lo mismo.

 

De La Renclusa al Collado de Salenques, empezaba lo “bueno”. Decir que sigo con la mente clara y totalmente enfocado en acabar bien físicamente; es decir, mi idea de ser conservador y de disfrutar durante toda la aventura sigue siendo el primer objetivo. Mi ritmo es muy constante en la subida (voy tranquilo y siempre bastante por debajo de mi umbral, en todo momento sin sensación de ahogo ni quemor en las piernas) y en las bajadas soy muy prudente. Respecto a lo último, las bajadas, voy mentalizado en intentar practicar una buena técnica que me permita no sobrecargar la musculación. En definitiva, llego al Collado de Salenques en 6 horas y 8 minutos (siempre son datos desde inicio de la prueba), es decir, a las 13:09 de la tarde. Tardo 2 horas y 45 minutos en hacer 6,2 km’s! Pero sorpresa la mía! a pesar de mi lento ritmo, adelanto en este tramo a 50 corredores, por lo que llego en la posición 437 de la general. Digo sorpresa ya que lo he visto expost, colgado en la web. En ningún momento de la prueba he ido pretendiendo adelantar a nadie. Mi lema ha sido: “yo, a mi ritmo!”.

Vuelta al aneto - Gonzalo ii

 

Ahora toca la bajada hasta el Valle de Salenques. Esperaba con respeto la zona inicial de descenso del famoso collado, pero si he de ser sincero, no me pareció para tanto. Sí que es cierto que correr, lo que se dice correr, no se puede. Total, llego al cabo de 7 horas y 4 minutos de empezar, es decir, a las 14:05 de la tarde, lo que significa hacer 1,8 km’s en 56 minutos! Otra sorpresa! He adelantado a 80 personas más!, por lo que mi posición ahora está en el puesto 357 de la general. Lo mismo, en la prueba no fui consciente de ello, quizá por ir muy concentrado seleccionando la siguiente piedra en la que confiar mi integridad física! Vaya terreno más complicado!

 

Del control del Valle de Salenques al Collado 2706 más de la misma estrategia, tanto en las subidas como en las bajadas. A la llegada, acumulo 8 horas y 8 minutos, es decir, son las 15:09 de la tarde. Es un tramo de 1,6 km’s en los que empleo 1 hora y 4 minutos. En este pequeño tramo, a la mitad aproximadamente, alrededor del km 30, cuando todo iba bien, tengo una rampa en el isquio de la pierna izquierda! Necesito pararme, estirar y “rezar” para que no sea el inicio de un calvario. A falta de casi 30 km’s más, me preocupo un poco. No obstante, consigo reponerme y consciente de lo que me ha pasado, a partir de ese momento, me concentro todavía más en poner bien el peso de mi cuerpo para no cargar demasiado los isquios, con especial interés el afectado. En definitiva, llego al Collado 2706 en la posición 409 de la general, perdiendo 52 puestos.

 

Del Collado a la Presa de Llauset, sigo con la misma estrategia. A pesar de ser sólo 4,8 km’s y de alternar bajada y subida, con claro desnivel negativo en el conjunto del tramo, se me hace bastante pesado por el calor que hace. Pero vamos, voy bien y sigo encontrándome bien. Todo el rato bebiendo y comiendo, para no desfallecer en fuerzas ni en ánimo. Si bien el tiempo ha sido bueno todo el rato (me refiero a toda La Vuelta al Aneto), es un recorrido (el de La Vuelta) en el que casi todo el rato tienes el sol de cara, por lo que si el día es soleado, te fundes un poco. Antes de llegar al avituallamiento de la Presa, hay una bajada muy vertical, por un estrecho y serpenteante sendero de tierra. Pues bien, me sorprendo pues me encuentro fenomenal y consigo bajar a buen ritmo, con buena técnica, sin dolor de rodillas y disfrutando. Llego a Llauset a las 16:48 minutos de la tarde y significa que ya llevo 9 horas y 47 minutos empleados. Este tramo lo hago en 1 hora y 39 minutos, adelantando 2 puestos más, por lo que estoy en la posición 407 de la general.

 

De la Presa de Llauset al Collado de Ballibierna, sólo hay 4,2 km’s, pero tardo 1 hora y 40 minutos. No obstante, se hace con gusto saber que es el último de los repechos! Me sigo encontrando bien en la subida, pero siempre busco no apretar, por lo que pueda pasar. Escuchando a los compañeros, parece que la travesía se acaba ahí arriba, y me sorprende! Una vez allí, quedan todavía 20,4 km’s, que aunque sean de bajada, el cansancio acumulado puede pasar factura a quien haya ido a ritmos por encima de lo conveniente para su forma física. Yo lo tenía  muy presente. En definitiva, a dicho collado llego a las 18:29 minutos de la tarde, acumulando 11:27 minutos de travesía. Estoy contento, pues si no tengo percances en la bajada, es posible que llegue con luz del día, aunque baje medio andando. Una vez en casa, delante del ordenador, vuelvo a sorprenderme. En este tramo he adelantado a 29 personas más, por lo que me sitúo en el puesto 378 de la general! Una vez más, he subido de forma conservadora, pero constante. En cambio, supongo que mucha gente ya iba tocada, de lo contrario no me explico que adelante a tanta gente. Estamos en el km 39,4 de La Vuelta.

 

Del Collado de Ballibierna al Refugio de Coronas tardo 1 hora y 27 minutos para hacer 5,3 km’s. Como siempre, sobre todo al principio de la bajada, el terreno es muy técnico y voy con mucho cuidado. El ánimo es bueno. A pesar de quedar 20,4 km’s, como ya he dicho antes, me encuentro bien y con mucha fuerza y sin dolores. Deciros que es el tramo de la prueba en el que más disfruto. Con la excepción de los primeros 1000 metros, en los que es imposible correr, voy a toda velocidad. Me sorprende que pueda bajar tan bien, sin retener y sin dolor en las rodillas. La bajada de me hace incluso divertida, disfrutando de cada paso y de cada giro. La concentración es máxima (apoyo correcto y mínimo, centro de gravedad un poco más bajo, inclinación…), ya que el terreno no admite error alguno. Estoy contento, ya que disfruto, como siempre, pero esta vez sin dolor y con la sensación de haber progresado en los últimos meses. En este tramo adelanto a 4 personas más, alcanzando el puesto 374 de la general.Vuelta al aneto - Gonzalo iii

 

Por fin llego al refugio de Coronas. Es una pasada, la gente de la organización, al ver mi dorsal, se ponen a celebrarlo! Y es que me esperaban, pues tenían reservada exclusivamente para mí una botella de agua mineral, por ser alérgico al cloro. Decir que en los 2 avituallamientos anteriores ha pasado lo mismo. Es un gran detalle de la organización y que dice mucho de lo bien que está montado y gestionado este evento.

 

De ahí, Coronas, a la meta, Benasque, quedan 13,9 km’s y es bien sabido que es prácticamente todo pista. Me encuentro muy bien y estoy seguro al 99% que voy a poder apretar, pues si las rodillas no me han dolido en la bajada desde Ballibierna, en la que he corrido cuando el terreno lo ha permitido, ahora, con menos pendiente, casi seguro voy a poder ir a tope. Es un gustazo! Y tengo ganas; ganas de sentir que corro sin molestias y ganas de llegar y ver a los míos. Total, que así es! Hago el tramo en 1h y 35 minutos, que creo no está nada mal, teniendo en cuenta que llevo casi 45 km’s en las espaldas y 12 horas 55 minutos de esfuerzo acumulado. En el trayecto sólo consigo avanzar un puesto (ya que a pesar de adelantar a unos cuantos, hay otros que también me adelantan), acabando en meta el 373 de la general. Al final, llego en 14 horas y 30 minutos, a las 21:33 de la noche, pero por suerte todavía hay luz solar. Es mucho? Es poco?…para mí está muy bien! Todo un éxito! He llegado, entero, disfrutando, con la sensación de haber realizado un buen trabajo y con ganas de volver al año siguiente!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *