SE ACABÓ LA TEMPORADA… PLANIFICA TU PERIODO DE TRANSICIÓN

Llega el frío y la temporada empieza a ver su fin para algunos corredores tanto de montaña como de asfalto, pero esto no significa que se pierdan los nervios. No tener carreras no es sinónimo de tiempo perdido. El final de una temporada (macrociclo) puede ser el momento más importante para garantizar un exitoso nuevo año. Bienvenido a tu periodo de Transición.

Estamos acostumbrados a leer literatura sobre mesociclos y microciclos de entrenamiento, que hacer en cada uno de ellos, como progresar y distribuir la carga de trabajo, pero poca información sobre el periodo muerto entre un año y otro. Este punto de inflexión es el conocido periodo de transición y es el puente entre un macrociclo y otro, siendo de gran importancia realizarlo correctamente. Después de una gran temporada de carreras, donde los entrenamientos no han cesado, la carga de entreno ha dejado mella en nuestro sistema ósteo-artro-muscular (SOAM), sin olvidar la fatiga mental que provoca tener un entrenamiento sistemático y estructurado en un corredor popular. Por lo tanto, es el momento de relajarse y analizar.

El periodo de transición puede durar desde 5 días hasta varias semanas o meses, variando su duración según el tiempo que existe entre la última carrera tipo A (prueba prioritaria) del último macrociclo y la primera prueba prioritaria de esta nueva temporada. Sea cual sea la duración de este periodo, el objetivo será el mismo, recuperar a nivel físico, fisiológico y mental.

 

A diferencia de otros periodos de entrenamiento donde la edad puede determinar la orientación de los entrenamientos y sus cargas semanales, en el periodo de transición la edad es indiferente.

¿Y QUE HAGO EN EL PERIODO DE TRANSICIÓN?

Es el momento de analizar los datos de la temporada que ha llegado a su fin, control de zonas de trabajo, TSS completados respecto los programados, CTL conseguidos en los picos de forma que se buscaba, tiempos en zonas de entrenamiento y variación de las mismas, historial de lesiones, sensaciones de los entrenamientos y las carreras, incluso si los objetivos de la temporada han sido realistas o no. Controlando toda esta información determinaremos los puntos a mejorar para la siguiente temporada y así no volver a cometerlos.

Respecto a los entrenamientos nos regiremos por la ley de “no entrenar” ¡Es el momento de hacer lo que nos apetezca de verdad! Los microciclos (semanas) de entrenamiento serán de baja intensidad, de duración corta y motivantes. Es el momento adecuado para probar nuevas disciplinas que normalmente no practiquemos además de aumentar el entrenamiento cruzado que en algunos periodos de la preparación del corredor puede llegar a desaparecer.

Como en los entrenamientos y los mesociclos, en los periodos también hay fáciles y difíciles y éste es uno de ellos. No caigas en la tentación de aumentar ni la intensidad ni el volumen de los entrenamientos, aún es demasiado pronto ya habrá momento para eso y más. No olvides tu objetivo, analizar la temporada pasada y disfrutar de todos los entrenamientos para que recuperemos a nivel físico y mental.

Es la hora de “no entrenar”, es la hora de enseñar y poder compartir con todas aquellas personas que queremos lo que nos hace salir cada día a entrenar allí fuera.

¡Prepara tu periodo de transición y logra un nuevo año repleto de resultados!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *